TRADUCIR
  
 

Video
Galería

Enrique Diemecke comprometido con la educación musical
Después de un año de haber trabajado con estudiantes y maestros de la Escuela de Música del Instituto de Cultura de Mazatlán, el maestro Enrique Diemecke regresó al puerto para compartir sus conocimientos a quienes aspiran a ser directores de orquesta.


El mexicano fuera nombrado en 2017 Director General Artístico y de Producción del Teatro Colón,  el más grande del mundo con capacidad para tres mil asistentes.

A este talentoso músico y director de orquesta lo respalda una carrera musical que inició en la primaria y a sus 62 años ha desembocado en muchos éxitos, entre ellos cumplir  12 años al mando de la Dirección Artística de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires.

En su estancia en este puerto, Enrique Diemecke impartió en el Museo de la Música un taller intensivo orientado a la formación de jóvenes directores de orquesta.  A sus clases asistieron alumnos y maestros de la Escuela de Música del Instituto de Cultura de Mazatlán quienes ensayaron la “Sinfonía N° 3” de Ludwig Van Beethoven, una de las más complejas y completas de todos los tiempos.

Acostumbrado a una calidad musical de primer nivel, el prestigiado músico  exigió repetir varios movimientos y sus comentarios puntuales y rigurosos estuvieron orientados a mejorar el desempeño profesional de sus alumnos.

"Una de las razones por las que regresé, fue para ver el progreso de lo que habíamos trabajado el año pasado. Estoy muy contento de ver que ha habido una respuesta positiva al taller”, compartió Diemecke.

Para el maestro Diemecke, una de las más grandes virtudes de las artes en Mazatlán es la confianza que se tiene en los jóvenes. Afirma que muchos poseen bastantes conocimientos, algunos se están preparando en la Escuela de Música para ser directores de orquesta, especialidad que requiere conocimientos sobre instrumentos, teoría musical y carácter para dirigir de manera que puedan ofrecer la mejor interpretación posible.

Esa misma tarde, el Director Artístico del Teatro Colón ofreció en el Museo de la Música una conferencia dedicada a los jóvenes en la que habló de la vocación de ser músico y el camino a seguir  para tocar el éxito.

Desde la voz de su experiencia,  hizo énfasis en la dedicación a la práctica, la necesidad de estudiar y otros sacrificios que se traducen en disciplina para alcanzar la excelencia artística.

Invitó a los estudiantes y maestros de música a crear ritmos con los latidos de su corazón y conectarse con sus emociones, memoria sensorial y sueños en cada nota.

Al final de la charla, los presentes le mostraron su agradecimiento  con cálidos aplausos.