TRADUCIR
  
 

Video
Galería

“Estepario”: La gran noche de la generación XVII de la EPDM
Este sábado el Teatro Ángela Peralta fue el escenario de “Estepario”, la función de graduación de la generación XVII de la Escuela Profesional de Danza de Mazatlán, compuesta por 16 artistas que dejan la estepa para ir al mundo ávidos de fe, fuerza y confianza en el poder transformador del arte.


Desde el vestíbulo del teatro, las fotografías de Alexis Restrepo enviaron el mensaje de que el público conocería a una manada de 16 bailarines que a lo largo de los últimos 4 años se han formado como artistas completos y que lo demostrarían en esta función a través de un programa dancístico sumamente ecléctico.

 "Chernóbil no me olvides", pieza creada por el Colectivo EnNingúnLugar (conformado por artistas egresados de la EPDM) se impuso por su ambición y complejidad: la escenografía minimalista (basada en objetos blancos) lentamente dio paso a una explosión dancística en la que los bailarines se agruparon como un cardumen o ejército de guerreros. Luego mutó lentamente hacia un paisaje plagado de bizarrías (figuras humanas convertidas en monstruos u objetos) y una vez más, al ritmo de la música, todo devino en un campo de juego en el que estos jóvenes volaron por los aires demostrando que el cuerpo es el gran territorio de la libertad.

"Tan parecidas a los humanos", del Colectivo Tres Hermanos, de Costa Rica, una pieza elaborada a partir del texto “El domador de pulgas” del autor Max Jiménez, estableció una alegoría sobre la condición humana al hablar del sometimiento, el temor, la angustia y la convivencia social. Aquí los cuerpos asemejan animales que reptaban por el suelo para después librarse de sus ataduras y flotar sobre el escenario con vigor y gracia transmitiendo la sensación de que es posible desafiar las leyes de la física.

Finalmente llegó el turno de "Suite 17", de Víctor Manuel Ruiz, Codirector de la Escuela Profesional de Danza de Mazatlán. Esta pieza inspirada en cuatro arias de ópera del compositor italiano Antonio Caldara desató por completo a los bailarines: etéreos, vaporosos, con sus cuerpos y rostros irradiando alegría y plenitud semejaban por momentos olas humanas, y después, acometían el espacio con vivacidad y brío ante los gritos y aplausos de todo el público que se adueñó del Teatro Ángela Peralta en la celebración del triunfo de la generación XVII.

Al término del programa, Raúl Rico González, director general del Instituto de Cultura de Mazatlán destacó el enorme gozo de ver graduarse a esta generación compuesta por bailarines que destacan por su capacidad de mantener una visión de grupo y que también sabe proteger y proyectar al individuo.

Posteriormente, la maestra Claudia Lavista, Codirectora de la Escuela Profesional de Danza de Mazatlán subió al escenario para expresar, a nombre de todos los que integran la EPDM, su orgullo por acompañar a estos jóvenes en este camino.

“Lo que más nos conmueve como maestros y como directores de esta escuela es haber tenido la oportunidad en la vida de compartir con jóvenes de esta naturaleza tan creativa, tan fuerte, tan potente, tan decidida y acompañarlos en lo que es la formación de su vocación y en una decisión tan importante como convertirse en profesionales de la danza y en profesionales del arte. Nos sentimos muy orgullosos de formar parte de sus vidas y muy orgullosos de formar parte de su manada”.

Después la maestra Lavista pidió a los maestros y al personal administrativo de la EPDM y la Escuela de Artes del Instituto de Cultura subir al escenario para dar un último adiós a los egresados, entregarles sus diplomas de graduados y también, las constancias de excelencia académica a los alumnos que lograron destacarse a lo largo de sus estudios.

Así cerró la gran noche de Yesid Castellanos, Katya García, Jesús Ángel García, Paulina González, Dalila Medina, Sofía (Lola) Ramírez, Katia Rivera, Vanya Saavedra, Eric Soto, Elena Suárez, Zianya Vértiz, Jonathan Alavés, Miles Kearly-Shiers, José David Ortega, y junto a ellos, Francisco Nava y Tanya Cárdenas (alumnos en residencia).