TRADUCIR
  
 

Video
Galería

La Banda de Jazz de Cultura se luce en el cierre del programa “Cultura en tu Casa” en Villa Unión
Este jueves en el cierre de actividades del programa Cultura en tu Casa en Villa Unión, la explanada frente a la iglesia de esta sindicatura, se volvió una pequeña pista de baile con los mambos de Pérez Prado al ritmo de la Banda de Jazz del Instituto de Cultura de Mazatlán.


A través de In the mood y American Patrol, dos canciones de ritmos radiantes del estadounidense Glen Miller, los alumnos del maestro Carlos Betanzos hicieron reminiscencia de los años 40, una década en la que la Segunda Guerra Mundial azotaba y uno de los pocos consuelos de los militares eran espectáculos con este tipo de música.

De manera indistinta, los saxofones, trombones y ritmos de percusiones emocionaron al público en un bloque de canciones contemporáneas o cercanas a esta época como New Yor New York, del inmortal Frank Sinatra; Thriller de “El Rey del Pop”, Michael Jackson y Proud Mary y Have you seen the rain, del legendario grupo Creedence Clearwater Revival.

En su visita a “Villa Hoollywood”, como el maestro Betanzos le dice cariñosamente, el músico invitó al público a inscribir a sus hijos en el Escuela de Artes del Instituto de Cultura de Mazatlán, porque aseguró que “todos tenemos algo de músicos” y mencionó la historia de “Ivan”, un joven oriundo de esta sindicatura que hace años cumplió con creces las funciones de la escuela: ser un joven comprometido y sensible con la sociedad que lo rodea.

Después de continuar el concierto con la elegancia y sensualidad de piezas como Sax with attitude, los 15 instrumentistas y su maestro decidieron sorprender con un popurrí de mambos del cubano Dámaso Pérez Prado.

El espacio frente al escenario se volvió una pequeña pista de baile a la que señoras y uno que otro infante “sacaron brillo” con sus pasos. No conformes con eso, al final del espectáculo la gente pidió más, y fue entonces cuando los ritmos tropicales de un último mambo, El ruletero, se hizo presente para el disfrute de las entusiastas bailarinas.